La exposición a largo plazo a las pantallas puede afectar la salud

La exposición a largo plazo a las pantallas puede afectar la salud

octubre 24, 2020 0 Por quetepasa

Computadoras, celulares y televisores emiten una luz azul que el ojo humano es capaz de percibir. Aunque la exposición a ella no es peligrosa, a medida que se incrementan las horas, pueden aparecer daños. ¿Cómo protegerse?

Por la pandemia, el trabajo remoto multiplicó las horas que las personas pasan frente a la computadora, el celular o la tablet, dispositivos que, como la televisión, emiten una luz azul. La exposición a esta no es peligrosa cuando es reducida, pero en el largo plazo puede provocar una serie de problemas para la salud.

La luz azul es parte de la luz que el ojo humano es capaz de percibir dentro de un espectro electromagnético. Puede provenir de fuentes naturales como el sol, o artificiales, como los dispositivos electrónicos (a través de las luces led). La luz denominada «azul-violeta» es la que resulta más perjudicial para la salud ocular y la piel del rostro en largos períodos de exposición a esta. A medida que se intensifican las horas frente a este tipo de iluminación, aumentan gradualmente los daños, tales como pigmentaciones y envejecimiento prematuro de la dermis.

Se estima que una jornada laboral de ocho horas frente a la computadora equivale a una exposición de 20 minutos al sol del mediodía sin protección. Entre las consecuencias más comunes que puede provocar la luz azul se menciona la fatiga visual, el cansancio crónico, alteraciones gástricas, cambios de humor, degeneración acelerada de la vista, dolores de cabeza y envejecimiento de la piel.

Otra de las patologías derivadas es el Síndrome Visual Informático, que afecta a la mayoría de las personas que trabajan o pasan al menos ocho horas de su día frente a la computadora, la televisión o el celular.

¿Cómo protegerse?

Para que los ojos y la piel no sufran el impacto de este tipo de luz existen varias medidas que se pueden aplicar. La primera, y la más importante al medir el tiempo que pasamos con este aparato, consiste en activar la protección nocturna del celular. La mayoría de los smartphones ofrecen en la sección de ajustes, una opción de «modo descanso», «modo nocturno» o «filtro de luz azul».

Es recomendable tenerlo activo durante la noche, aunque, para aumentar la protección, lo mejor es tenerlo encendido durante todo el día. Otra alternativa es aplicar la regla denominada 20/20/20. Esto es, por cada 20 minutos de uso, descansar la vista mirando hacia otra cosa ubicada a 20 pies (6 metros) durante 20 segundos.

Además, conviene hacerse de gotas lubricantes, que son ideales para aliviar algunos síntomas de la resequedad causada por la alta exposición a las pantallas. No obstante, una de las formas más eficaces de protegerse de la luz azul es utilizar lentes con cristales elaborados específicamente para filtrarla