Un milagro llamado Ludmila

Un milagro llamado Ludmila

noviembre 27, 2019 0 Por quetepasa1

LA FUEGUINITA VOLVIO A LA PROVINCIA CON EL ALTA MEDICA,  DESPUES DE DOS AÑOS DE INTENSA Y DOLOROSA LUCHA CONTRA LA LEUCEMIA.

Cuando en agosto del año 2017 debió ser derivada a Buenos Aires para ser atendida en un establecimiento sanitario oncológico pediátrico, la vida de todos los integrantes de la familia de la pequeña de cuatro años, se tiñó de un terrible miedo a que la fragilidad de su edad no le permitiera vencer la agresiva enfermedad que la atacaba y, en definitiva, a perderla.

Sin pérdida de tiempo, “Ludmi”, como la llama su abuelo Carlos, policía retirado del Territorio Nacional de Tierra del Fuego, comenzó un prolongado y complejo tratamiento en el Hospital Italiano de San Justo, entre otros centros de salud de renombre, en los que tuvo que exponer su pequeño cuerpito y su alma infantil a los procedimientos propios de una medicina, que aun en el siglo XXI no está despojada de prácticas invasivas y penosas.

Pero el tiempo transcurrió y el 22 de noviembre último, “Ludmi” retornó a su ciudad, con la cara llena de sonrisas de felicidad, sobrepuesta a dos años de lucha sin cuartel. Había ese día además cumplido seis añitos, a modo de símbolo del reinicio de una vida de juegos, meriendas con galletitas, juguetes y mimos, abruptamente interrumpida – ¡como si a la niñez se le pudiera poner una pausa! –  cuando se le diagnosticó leucemia.

“Esto es un milagro de Dios. Le pedimos tanto… tanto… que la cure…” –  señaló a Diario Prensa su abuelo Carlos, emocionadísimo y con la voz quebrada.

“Ahora solo tendrá que regresar cada tres meses a Buenos Aires a hacerse controles de rutina, pero los médicos ya le dieron el alta. Ella está sana y nosotros felices”, agregó.

Sin saberlo, Ludmila se convirtió en un ícono de referencia para otras familias que atraviesan momentos tan angustiantes como los que atravesó la suya.  Ella pudo contra la adversidad gracias a su fuerza interior y al amor de la gente que la rodeaba. “Ludmi” es la prueba fehaciente de que hasta en los momentos más oscuros, se debe seguir luchando y nunca bajar los brazos.

_________________________________________________________________________

Publicado el 15 de septiembre de 2017.

Ludmila y su pasión por vivir

La vida puede virar inesperada y bruscamente, dejándonos sin aire como si una demoledora trompada nos golpeara en el estómago.  Eso sintieron los familiares de Ludmila cuando el Dr. Juan José Alba Capitaine diagnosticó “Debut de leucemia aguda, síndrome de lisis tumoral aguda, anemia, plaquetopenia, hiperleucocitosis y neutropenia”, recomendando la urgente evacuación sanitaria de la nena a un centro oncológico infantil especializado.

Ludmi –  como le dice cariñosamente su abuelo Carlos –  llegó a Buenos Aires, en agosto y fue internada en el sector de terapia intensiva pediátrica. Fue intubada, e inducida a un coma farmacológico mientras sus padres, amigos e integrantes de la extensa familia policial fueguina, rezaban por ella y también accionaban generando recursos que los ayuden a sostenerse económicamente en Buenos Aires.

El correr de los días trajo buenas noticias y el 20 de agosto Ludmila dejó de depender de la intubación para respirar.

Dos días después, comenzó un tratamiento de quimioterapia por vía intravenosa, experimentando por momentos pequeñísimas mejorías y en otros, gigantescos pasos hacia su recuperación.

Por fin el 24 de agosto los ojos grandotes y dulces de la pequeña fueguinita se abrieron y despertó.  7 días más tarde, era trasladada a sala común y desde ese momento, no dejó de avanzar, como si caminara pasito a pasito, hasta un alta médica que podría darse recién el año próximo.

La pequeña guerrera, sigue dándole dura pelea a la adversidad, segura de que la fuerza de su niñez y el amor de los que la conocen y también de los que no, la ayudarán a vencer definitivamente la enfermedad.

_________________________________________________________________________

MAC DONALD, LA FUNDACION SI Y LA CASA DE RONALD MC DONALD LA ELIGIERON PARA PROMOCIONAR UNA JORNADA NACIONAL SOLIDARIA.

Un ejemplo de que se puede

Sonriente y divertida, en el spot publicitario de Mac Donald de la jornada solidaria del pasado 15 de noviembre, se la ve a Ludmila hamacándose como cualquier nena de seis años. Pero ella es distinta y por eso la firma Mac Donald, la Fundación Sí y la Casa de Ronald Mac Donald, la eligieron para instar al público a colaborar a través de la compra de un Big Mac, con la generosa labor que desde esas instituciones se realiza a favor de los niños.

La presentación del corto, con la leyenda “Ayudá a que Ludmila se recupere en familia”, estuvo a cargo de la actriz Florencia Bertotti.


Diario Prensa