Profesor fue internado por sus problemas cardíacos, se llevó las pruebas para corregir y murió

Profesor fue internado por sus problemas cardíacos, se llevó las pruebas para corregir y murió

diciembre 24, 2020 0 Por quetepasa

Ocurrió en Texas. Conocé la  increíble historia de Alejandro Navarro, que prefirió cumplir con su deber antes que pasar sus últimos minutos con sus seres queridos. 

La imagen que acompaña esta nota y que muestra a un hombre con una computadora en la cama de un hospital ya dio la vuelta al mundo. Alejandro Navarro, el protagonista, era un profesor que al saber que iba a ser internado se llevó las pruebas de sus alumnos para seguir corrigiéndolas en el hospital. Este profesor falleció, y su hija subió la imagen a las redes para que se conociera esta conmovedora historia.

Alejandro Navarro era profesor en Texas, Estados Unidos, y sufría graves problemas cardíacos. Al enterarse de una nueva internación, se llevó su notebook para corregir los exámenes de sus estudiantes. Falleció 24 horas después de tomada la fotografía. La imagen se viralizó el 21 de diciembre por su hija Sandra en Facebook. Y allí ella contó la conmovedora historia.

En su publicación, Sandra recordó que su padre tenía una vocación muy grande por su profesión y que prefirió seguir mostrando su calidad como docente antes de morir. «Los médicos venían a verlo. Le estaban haciendo pruebas, le decían que tenía que decidir qué quería en caso de que su corazón se detuviera: RCP e intubación o irse en paz. Respondía a estas preguntas y seguía con sus evaluaciones«, escribió Sandra.

«La última vez que lo vi fue el lunes y pasó trabajando las dos horas que estuve. Ojalá hubiera cerrado su notebook y disfrutado sus últimos momentos«, contó su hija en Facebook. En su mensaje también habló sobre el trabajo de los docentes. «Dedican tantas horas extras, horas que muchos no se dan cuenta. Incluso durante una pandemia, incluso durante una crisis de salud, los profesores se preocupan por cumplir sus funciones».

En vez de soltar la computadora y disfrutar el tiempo con sus seres queridos, el profesor decidió seguir corrigiendo los trabajos de sus alumnos. No había nada que detuviera su amor por la profesión. Alejandro todavía estaba ocupado con el trabajo a pesar de su salud deteriorada.